Erase otra vez ...

Érase una vez una joven bella, muy dulce, de belleza fría y distante que habitaba en Pokermac, con el devenir del tiempo conseguiría su objetivo.

Érase una vez, no hace mucho tiempo, ni tampoco en un lugar muy lejano, sino mas bien cercano a todos los que buscamos magia..., habitaba una princesa en un país precioso, gobernaba con alegría e inteligencia, jugaba y compartía con los demás en mesas mágicas de póker, atrapando en su mundo de cristal la amistad de sus súbditos…

Nunca una historia real se acercó tanto a la fantasía que desprenden las historias infantiles y haciendo memoria, recordaba que por aquellas lejanas tierras del sur, un caballero concebía lleno de ideas e ilusiones un mundo de naipes y cartas, pero la princesita llena de amor, pero a su vez confundida por estar atrapada en el sueño de su amado, por las responsabilidades que le corresponderían no dudo un  instante,  acompañando a su leal  consorte a la consolidación del mundo mágico de Pokermac