Érase Una Vez En Un Lugar Lejano… O Al Reves?

Iban dos por un camino, y uno le dice al otro:

¿Oye donde vamos?

Asintiendo con la cabeza el compañero de viaje respondió:

No lo tengo claro, seguramente este camino nos llevara algún sitio, espero sea bonito y agradable.

Pero eso no es ir un poco a ciegas, le contesta el acompañante de tal larga travesía.

Quizás sea así, pero a veces uno tiene que apostar por algo sin saber muy bien que va a suceder.

Pensativo, silencioso pero a la vez reflexivo, sigue pensando en que algo no cuadraba, así que vacilante vuelve a preguntar:

Erase una vez, asi empiezan todos los cuentos, no?, pues sigamos, un lugar lleno de ilusion y mucho entusiamos, donde la gente que paraba por alli a tomar posada, aliento o cobijo,  volvia a repetir, por lo que alli se respiraba y sentia en el ambiente.

Cada vez llegaba mas y mas gente, que oia de aquel maravilloso y magnifico lugar y que solo acercandose hasta alli podria comprobar con sus propios ojos, lo que el boca a boca paseaba por los linderos y caminos cercanos.

Algunos llegaban estaban un rato y se marchaban, otros sin embargo aprovechaban y se quedaron mas tiempo, incluso algunos con el tiempo terminaron por regresar de donde provenian, buscando otras metas y proyectos, si embargo hubo gente que se quedaba alli, se establecia e hizo de aquel lugar su posada definitiva, mas alla de explorar otros lugares pero que siempre volvian a aquel lugar, por que esa ya era su casa.

El caso es que con el tiempo aquel lugar que estaba tan lejano que no se veia ni con el reflejo de la luna, habia de repente dejado de estar tan lejos y poco a poco todos empezaron a tomarlo como propio.

La vida te lleva y te trae, pero siempre habra un minuto, una hora, un semana para pasar por alli, por que ya no era el lugar lo que atraia tanto, sino la gente que habia ido llegando y quedandose , un dia unos, unas semanas otros, pero al final todos ellos juntos hicieron que aquel lugar fuera su hogar.

Por alli estaban todos los dias el Ilusionista de los sueños, la Princesa de la puerta, el Poeta de las cuevas y el Mago Merlin, las Doncellas de la Amistad, la Dulzura y la Amabilidad, el Caballero Andante y el de la Cruz en el Puente, el Sabio de la veterania y su fiel Escudero de la sonrisa permamente con su bella hija, Estrella de la noche, tambien pasaban los caballeros que venian de paises lejanos con sus emblemas en sus escudos, el de las Dos manos, el del Emblema Rojo, el del Gato Despistado y el del Perro Erguido, todos venian a conquistar  a las dulces damiselas, la Damisela del pelo largo , liso y de color morado, la princesita de los bellos ojos verdes y otras guapas damiselas.

Todos ellos vinieron a aquel lugar por tiempo indefinido, sin importarles que cada dia viniera mas y mas gente, por que en realidad lo que verdadaderamente importaba era precisamente esto, que cada dia fueran mas y mas.

Que precioso lugar tendremos que cuidarlo porque solo de nosotros dependera que perviva en el tiempo y por tiempos inmemoriales.

Moraleja: si este tambien tiene moraleja, que os pensabais, que iba a estar aqui una hora dandole para haceros solo reir, pues no. Las cosa estan, las personas son, y los lugares los hacemos y los construimos.