Homenaje A Los Primeros Jugadores De Pokermac

Una Pequeña Historia 

Sabri: Como una hada de las historias infantiles, cuéntame un cuento de ésos que relatan de un curioso y pícaro duendecillo (jas) que escribe y ja,  de una audaz y voluble sirena, niña traviesa, un encanto de ser (Bel); del genio maravilloso hacedor de ideas (Maxi)

Esas lindas historias que conoces.  ¡Sé buena! Relátame de hadas madrinas que emanan amor y cariño (Andy y Moni); dime de caballeros (Alfon, Onill, Golfinger, Mino, DJ, y tantos otros de las mesas de Pokermac), que a princesas rescatan del dominio de monstruos, dragones, buitres, ballenas y... jilgueros;  cuéntame de ogros buenos con corazón de miel (Il Capo),  historias de países que no saben  de penas donde la amistad es lo más importante (Pokermac).

Cuéntame un cuento, Sabrina cuyo nombre significa Princesa;

Oh! Princesa de la amistad, Tinkerbell, quiero escuchar tu voz para contar historias de amor, de seres encantados por Cupido (Seba – Bel), cuentos de seguidores del Dios Baco (Piri)  que destila la esencia de la amistad, de damas guerreras con la estirpe de las Amazonas que no rehúyen el combate y salen victoriosas (Duquesa, Peligrosa, Las Pibas de Pokermac), relatos de la Diosa Isis, y la adoración de Rah  (Isis Diosa de la maternidad en la mitología egipcia, Rah Dios del sol) (Lapeti) e  historias de gatos blancos convertidos en caballeros andantes (The Cat); aunque en sombra andaremos tras de la misma senda, escribiremos todos nuestra propia leyenda, que nos es más que la historia de Pokermac, y, tal vez, dejaremos  de sufrir en las mesas y la amistad  vencerá…

Nota: Gracias Sergio, autor de este relato y amigo Venezolano