La importancia de la Posición en las Manos de Poker

La mayoría de los jugadores de poker saben que el poker es un juego en el que la psicología tiene un papel preponderante, y en el que los jugadores tratan de dominar psicológicamente a los rivales. Por eso, no siempre gana el jugador con las mejores cartas, sino el que puede hacer creer a los demás que tiene las mejores cartas.

Esto no significa que debemos hacer un farol en cada mano, un farol mal hecho, o en el momento inapropiado, se volverá contra nosotros. Pero será es una herramienta que usaremos cuando la situación sea la ideal.

Se estarán preguntando donde entra la posición en esto de los juegos mentales y los faroles. Es muy sencillo: cuando estamos en la mejor posición, tenemos la oportunidad de ganar un gran bote con una mano realmente pobre. Obviamente, esto no será siempre así (no se ganan botes en forma automáticamente por estar en última posición), pero sí cada vez que nuestros rivales no tengan una buena mano.

Lo que hace que la última posición sea la mejor es el hecho de que podemos observar el juego del resto de los jugadores y determinar el mejor movimiento posible. La última posición puede ser el botón o una de las dos ciegas. Si estamos en el botón, tenemos la ventaja adicional de que no tenemos que poner dinero en la mano antes de decidir si jugaremos o no y eso nos da aún mayor tranquilidad a la hora de poner en marcha una estratégia.

En esta posición podemos hacer faroles y semifaroles con cierta tranquilidad aunque, para ello, se tienen que dar ciertas condiciones. Si los jugadores que juegan antes que nosotros no se ven muy confiados en sus manos, es posible que abandonen si subimos o re-subimos la apuesta. Incluso una subida pequeña puede bastar, si nadie ha subido antes. Por lo cual tampoco debemos emocionarnos demasiado abusando de nuestra posición privilegiada y jugar cautelosamente.

La peor posición es la primera posición, ya que no tenemos la oportunidad de comprobar las reacciones de nuestros rivales antes de tener que tomar una decisión. Por lo tanto, sólo podemos basarnos en la fuerza de nuestra mano y en cuánto estamos dispuestos a pagar en las siguientes manos para protegerla, si algún rival comienza a subir o re-subir apuestas.

Todo esto tenemos que pensarlo antes de poner nuestra primera apuesta en el bote. Si pensamos que es posible que tengamos que abandonar, es mejor hacerlo de entrada y ahorrarnos el dinero. Si decidimos seguir jugando, nuestra subida debe ser tal que deje claro a nuestros rivales que estamos dispuestos a seguir en la mamo y no estamos faroleando. Por lo que conviene jugar fuerte o retirarse haciendo para esto una serie de especulaciones.

La única situación en la que veremos una apuesta es si tenemos una mano muy fuerte. En ese caso, re-subiremos la apuesta si queremos ver el flop o robar las ciegas.

La posición media es parecida a la primera posición, excepto por el hecho de que tenemos la opción de leer a algunos de nuestros rivales. Pero, igual que en la posición temprana, deberemos confiar, principalmente, en el valor de nuestra mano. En un mesa full ring el farol no es una opción en esta posición, aunque podemos recurrir al semi-farol.

Para sacarte todas las dudas con respecto a cómo jugar en cada posición, te aconsejamos que practiques cada día en Pokermac, para poder incorporar todas las técnicas del juego sin arriesgar tu dinero y sacarle el máximo provecho a todos los conocimientos adquiridos.

Los esperamos!